5 consejos para tener un posparto tranquilo

Conocer a tu bebé después de la dulce espera, puede ser uno de los momentos más especiales de tu vida, sin embargo, para nadie es un secreto que los días posteriores al parto son de los más retadores de la maternidad, por eso es importante que tengas en cuenta estos consejos que harán de tu posparto una experiencia más tranquila:

Consejos para tener un posparto tranquilo

Duerme cada vez que puedas

Está comprobado que dormir es imprescindible para la salud física y emocional, la OMS asegura que el descanso fortalece la mente y el cuerpo, y aunque sabemos que durante los primeros meses de tu bebé, dormir puede ser un lujo, es muy importante que en los tiempos libres priorices tu descanso… ¡seguramente tu bebé necesitará una mamá con mucha energía!

Aprovecha los momentos de lactancia para crear una conexión especial con tu bebé

La lactancia es considerado para muchas mamás como un acto de amor, pero también de mucho sacrificio; en ocasiones puede ser doloroso, sin embargo es una de las etapas más hermosas de la maternidad, pues crea un vínculo especial con el bebé y además proporciona otros beneficios para las madres como la pérdida de peso. Si por algún motivo no puedes lactar, no te culpes, la alimentación complementaria también es una excelente oportunidad para crear una conexión con tu bebé.

Saca tiempo para ti y tu pareja

Sabemos que con el nacimiento de tu bebé tus prioridades pueden cambiar, sin embargo, es muy importante recordar que antes de ser mamá eres mujer, y cuidar de ti misma te empoderará para dar lo mejor de ti a tu bebé. 

Aprovecha los tiempos libres para arreglarte, somos conscientes que tu cuerpo cambió, pero con paciencia, una buena alimentación, el uso de una faja postparto y mucho amor propio, en poco tiempo recuperarás tu figura. Compartir tiempo de calidad con tu pareja y hacer planes sin hijos es también una excelente oportunidad de cuidar tu salud emocional.

No te exijas ser una mamá perfecta, ¡eres la mejor para tu bebé!

Ser portadora de vida es todo un milagro. Someter tu cuerpo a tantos cambios físicos, sociales y emocionales por el bienestar de tu bebé, ya te convierte en una súper mamá. No te preocupes si en ocasiones las cosas no salen como esperas o si te equivocas en el camino… ¡ningún bebé nace con manual y tú lo estás haciendo muy bien! Así que concéntrate en hacer lo mejor que puedas y en sentirte orgullosa de ti misma, esto elevará tu nivel de autoestima y te permitirá desempeñar mejor tu función como mamá.

Pide ayuda cuando lo necesites, no está mal hacerlo

El famoso “instinto maternal” a veces puede distorsionar tu autopercepción como mamá y hacerte pensar que lo puedes todo siempre… ¡y no! En ocasiones es necesario pedir ayuda y esto no está mal, al contrario, revela el amor que tienes hacia ti misma y tu bebé, al buscar lo mejor para ambos a través de familiares, amigos o especialistas en cada tema relacionado a la maternidad y los recién nacidos.

¿Quieres que te avisemos cuando haya un nuevo artículo?

Artículos relacionados